En un circuito spa podrás además preparar la piel para tratamientos de conservación destinados a la mejora de la estética que proporcionan una gran hidratación, relajación, efectos reafirmantes, desintoxicantes, remineralizante y peeling.