Aporta una relajación psicológica y, como consecuencia, un estado de bienestar general capaz de eliminar el estrés que tanto agobia a los habitantes de las ciudades modernas.