Durante un circuito spa los chorros actúan, principalmente, estabilizando la temperatura corporal gracias a su acción sobre capilares, venas y vasos linfáticos. Estos, con una temperatura ascendente resultan eficaces para combatir tensiones musculares, y es que la fusión de temperatura y movimiento logra producir relajación muscular, sedación, disminución de las contracturas musculares y activación de la circulación.

En el Circuito

Instalaciones